Blogia
CUENTO CORTO/ CARLOS A. LOPRETE

ÁRBOL GENEALÓGICO

ÁRBOL GENEALÓGICO

 

     Quienes deseen tener desde ahora un antecesor a medida de sus deseos o  necesidades, pueden hacerlo poniéndose en comunicación  con la  International Genealogy Corporation. Dicha compañía le ofrece al interesado la posibilidad de  disponer de un árbol genealógico personalizado a partir del nombre de algún  pariente o hacerlo dirigido a una estirpe o familia determinada. 

     El desventurado Don N. N. tenía la necesidad urgente de emparentarse con algún linaje famoso de la antigüedad a fin de presentarse como candidato a la presidencia de su país. Recurrió en tal situación a la citada compañía y mantuvo un diálogo con su gerente. Recordémoslo:

     - ¿Usted desea un árbol real o un árbol a pedido?

     - ¿Y cual es la diferencia entre uno y otro?

     - En el primero investigamos a lo que resulte, y en el segundo lo hacemos hasta donde usted desee llegar. Por ejemplo, podemos emparentarlo con el conquistador Hernán Cortés o con  Hernando de Magallanes que dio la vuelta al mundo. Depende de su interés.

     - ¿Cuestan lo mismo uno u otro?

     - Naturalmente que no, son dos trabajos  muy distintos. Una cosa es querer saber quién era el padre de su bisabuelo y otra muy distinta hacerlo hermano de un Papa.             

     - ¿Y si no tengo parentesco alguno con la persona que deseo?

     - Ningún problema, para eso estamos nosotros. Usted sólo tiene que darnos algún nombre, una fotografía, una carta, un certificado o cualquier otra cosa que le parezca. ¿De quién desearía descender usted, se puede saber, si no es indiscreción?

     - De Túpac Amaru, el héroe inca.

     - ¿No tiene alguna referencia más que pueda servirnos?

     - No sé si será útil, pero la calle en que vivo yo ahora se llama precisamente Perú.

     - Ya es algo. ¿No recuerda alguna otra?

     - Sí, sí. La criada que tiene el secretario de mi club está de novia con un peruano..

     - Vamos bien, vamos bien. ¿No recuerda algún otro dato?

     - Sí, sí. Ahora recuerdo que al primer marido de mi abuela lo llamaban el Perulero, que según me han dicho así los llamaban a los peruanos.

     -¿Recuerda el apellido de su abuela?

     - Sí, de la Vega.

     - ¡Qué bueno! Por ahí iniciaremos la confección de su árbol. Ya tenemos al primer esposo de su abuela de la Vega, el cual nos remite a Garcilaso de la Vega, español residente en el Perú colonial que  se casó con una ñusta o princesa inca, prima del emperador Atahualpa , y al mismo tiempo al poeta colonial argentino Ventura de la Vega, y al famoso dramaturgo Lope de Vega Carpio, quien mantuvo amores con Micaela de Luján, y ya encontraremos otras relaciones suficientes para  ir de los Vega y los Luján adonde quiera. En nuestros archivos tenemos 5.600 apellidos para combinar.

     - ¿Y cuánto me costaría llegar hasta Túpac Amaru?

     - Bueno, tendría que hacer un cálculo, pero por darle una idea aproximada, tiene que pensar en algo así como 10.000 dólares.

    -¿Tanta plata por un árbol genealógico?

    - ¿Mucho para ganar una elección presidencial? Yo más bien diría que poco. Además, deseo aclararle que estamos en condiciones de otorgarle un crédito por esos 10.000 dólares en cincuenta cuotas de 1.000 dólares mensuales. 

     El susodicho N.N., de apellido Fonseca en la realidad, ganó la elección presidencial amparado por su parentesco con Túpac Amaru. El representante de la International Genealogy Company se presentó el día de la proclamación factura en mano y reclamó el pago de la deuda contraída.

     El nuevo presidente Fonseca le respondió con esta sentencia:

     - Conforme, señor. Trágame su árbol genealógico para verificar si su antecesor es don International Genealogy  y le pagaré con sumo gusto.           

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres